miércoles, 25 de enero de 2017

Kobido

LIFITNG FACIAL JAPONES

Ko-bi-do, se reconoce como el mejor masaje facial antienvejecimiento.
Gracias a este tratamiento, los nervios faciales se activan aliviando la presión en las zonas propensas a generar arrugas como la boca, la frente y el espacio que rodea los ojos. Una experiencia relajante que se notará por dentro y por fuera. 

 El masaje KOBIDO, es el compendio de las técnicas y de la sabiduría japonesa para la consecusión de una equilibrada relación entre la belleza facial y la salud de los tejidos y músculos que dan forma a esa belleza.
Es la técnica perfecta para completar y acompañar los tratamientos faciales , muchos centros de estética de todo el mundo, se nutren cada vez más de novedosos tratamientos basados en técnicas ancestrales.
La sabiduría ancestral Japonesa considera que un desequilibrio del Ki (la energía vital) conlleva dolencias y enfermedades que se reflejan en el rostro. La belleza facial solo es posible cuando todo el organismo está en armonía saludable, por eso las diferentes manipulaciones que se hacen durante las sesiones de Kobido estimulan profundamente los canales energéticos del cuerpo para lograr esa armonía entre salud y belleza.

Consiste en una serie de fluctuaciones entre movimientos rápidos y lentos para mejorar la circulación más profunda del rostro, el cuello, los hombros y la parte superior del pecho.
En esta técnica con las manos y con métodos de masaje profundo y preciso, que trabajan la musculatura, y una variedad de movimientos superficiales” se consigue frenar el envejecimiento, mejorar la oxigenación y nutrición de las células de la piel, activar, iluminar y tonificar.


Masaje kobido: el lifting facial japonés

Kobido significa “antiguo camino de la belleza”. La leyenda dice que durante siglos fue una de las terapias favoritas de las emperatrices japonesas que lucían como porcelanas. Hoy es una técnica renovada, ideal para quienes buscan quitarse unos años sin acercarse al bisturí.




 Precio curso kobido 160€

Incluye comida, diploma y cartel (como foto)

 

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario